Acunado por el microclima de la Vera y mimado por la tradición más ancestral, nace este finísimo y delicado pimentón.

Tanto su excelente aroma como su particular sabor ahumado, característicos del tradicional sistema de secado con leña de roble y encinas, son el resultado de antiguos métodos transmitidos de padres a hijos y un cuidadoso proceso de elaboración.

Su estabilidad de color junto a sus propiedades físico-químicas y organolépticas lo diferencian del resto de pimentones del mundo, haciéndolo único. El Rey de la Vera, con su aroma, sabor y color, aporta ese toque de distinción incomparable a toda buena cocina. Pureza y calidad que se distinguen en sus tres variedades:
dulce, ocal o agridulce y picante
     
     
El rey de la vera. Todos los derechos reservados. 2014 · Aviso Legal · Política de Privacidad