Solomillo al pimentón de la Vera

Un plato jugoso y sabrosamente irresistible

Sentarse a la mesa y disfrutar de tu plato preferido es un placer que a todo el mundo encanta.
Para los amantes de la carne no hay nada mejor que un buen solomillo que sea preferiblemente ibérico
Este tipo de carnes suele ser una carne tierna y sin apenas grasas.

Normalmente solemos preparar este tipo de carne de la misma manera en casi todos los hogares: en pequeños lomitos para rellenar de jamón y queso, fileteados para prepararlos a la plancha y luego acompañarlos con un poco de salsa por encima… en fin, que se hace rutinario nuestro almuerzo o cena cada día.

Cambia tu manera de hacerlo y darle sabor con el Pimentón de la Vera

En esta ocasión os propongo variar un poco la receta habitual y darle el sabor y aroma que nos proporciona el rojo condimento De La Vera,  el pimentón El Rey de la Vera.

El resultado te sorprenderá pues la carne queda en su punto y la salsa será realmente espectacular.

Seguro que tras hacer esta receta en casa muchos te pedirán que vuelvas a hacerla porque se habrá convertido en una de sus favoritas.

 

        Raciones                                                       Tiempo de duración


       4 personas                                                           60 minutos


Ingredientes:

  • 1 solomillo de cerdo
  • 4 dientes de ajo
  • 1/2 cebolla
  • 200 ml de vino blanco
  • 1 cucharadita de pimentón dulce El Rey de la Vera
  • 1/4 cucharadita de pimentón picante El Rey de la Vera
  • aceite de Oliva Virgen
  • sal
  • pimienta
  • 1 cucharadita de harina
  • unas hojas de laurel El Rey de la Vera 
  • 1 o 2 patatas para acompañar

Elaboración:

Ponemos en una sartén el aceite y ponemos el solomillo en medallones previamente salpimentados para que se doren y sellen. Una vez sellados, sacamos y reservamos.

Mientras tanto, cortamos los ajos en láminas finas y la cebolla en juliana.
En la misma sartén que hemos dorado los medallones sofreímos a fuego medio los ingredientes anteriores.
Truco: Le añadiremos al sofrito un poco de sal para que la verdura sude y suelte el jugo.

Le añadiremos la harina para que nos ayude a espesar la salsa y el pimentón, el cuál no dejaremos de mover para que no se queme.
Inmediatamente le añadimos el vino blanco y dejamos reducir a fuego lento para que tome cuerpo la salsa.
A media cocción le incorporaremos los medallones de solomillo para que vayan tomando sabor.

Dejaremos reducir unos minutos hasta que la salsa se vea cremosa y homogénea.
Apartamos del fuego y… ¡A comer!



** Para acompañar podemos hacer unas patatas tipo pajas. Quedarán crujientes y con un toque original en el plato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *